Asociación Antahkarana

Cuando sentimos que amamos a una persona…sentimos que no podemos dejar de amarla. No es un acto de voluntad, es un sentimiento. Si nos obligamos a amarla…quizás creeremos que lo conseguimos…pero nos estaremos auto engañando.

El amor es LIBRE, ninguna cadena puede atarlo. El hombre con sus leyes y creencias lo intenta… pero lo único que consigue es dolor.

En cada momento de nuestras vidas manifestamos unos determinados sentimientos, que se canalizan en diferentes direcciones. No siempre estos sentimientos son permanentes. 

Muchas veces confundimos amar con posesión…o dependencia. 
Muchas veces confundimos el amor con un contrato. 

Un contrato es un acuerdo entre las partes por las que se obligan a determinadas cosas…. esto solo es valido para las posesiones, nunca para los sentimientos.
No podemos obligar a nadie a que nos ame…o a que continué amándonos. 

Cuando una relación sentimental se acaba, si hay hijos o propiedades mutuos hay que ejecutar un reparto justo de estos bienes…. lo triste es el rencor, el odio, el chantaje emocional, la desesperación… que muchas veces conlleva la ruptura. 
Esto ocurre porque no tenemos claros los conceptos. Algo inmaterial como el amor lo hemos querido convertir en un bien material.

Cuando se termina una relación por mutuo acuerdo significa que las dos partes han comprendido que esta relación fue buena mientras duro pero que ha llegado la hora de separar los caminos. Normalmente el amor bajo la manifestación de cariño y respeto permanece.Cuando una de las partes exige la libertad y la otra intenta negarsela por todos los medios es cuando las partes viven en un infierno. 

Como el mundo de los sentimientos no es racional… aunque lo intentemos racionalizar…. cuando alguien considera a la otra parte como su posesión…. que a la fin acaba  siendo dependencia… no puede racionalizar que la otra persona separe su camino…. no puede comprender que obligar a la otra persona, en contra de su libertad soberana, a permanecer a su lado en base a una promesa que se hizo bajo otra circunstancia… no es un regalo precisamente. 
Reparto justo de los bienes ¡por supuesto! obligar a amar…¡absurdo! ¿Qué grado de auto estima tiene que tener una persona para querer a su lado a quien no quiere estar ?

Son las leyes de los hombres las que intentan obligar a amar. La Ley de Dios nos dice ” ama al prójimo como a ti mismo” No nos dice que amemos más a un prójimo que a otro.  Cuanto más nivel de conciencia posee una persona más amor siente por todos y todo. Una relación puede ser o no permanente… la traición existe no cuando dejamos de manifestarnos de una determinada manera o dirección, sino cuando al separarnos intentamos no ser justos con los bienes mutuos.
En el mismo grado que nos amamos a nosotros mismos amamos a nuestros semejantes. Cuando nos amamos nos respetamos…y damos lo mejor que llevamos dentro…. cuando no nos amamos,  cuando no nos respetamos … nuestras acciones también lo manifiestan.

No confundamos emoción con sentimiento.
Las emociones  las vivimos desde el segundo chacra situado en el vientre. Por ello cuando alguien pierde la cabeza y comete alguna locura decimos que ha sido una reacción visceral…que se le ha nublado la conciencia… y en las leyes de los hombres es tenido por eximente. Los sentimientos los vivimos desde el cuarto chacra, situado en el corazón. Pueden ser, al igual que las emociones, de dolor o felicidad… pero los sentimientos no nos nublan la conciencia.