Asociación Antahkarana

                                             

Para acceder a la sabiduría, a los recursos de un poder superior, es preciso conocer nuestras limitaciones.
La humildad no es una sensación de temor, sino una actitud.
Las religiones crean a menudo el estado de “pobreza del ego” mediante el ayuno, la auto flagelación, la mutilación y la postración. Hay que acercarse a lo Divino de rodillas, con la mirada baja y con el hábito de la penitencia. Creen que el sufrimiento produce una elevación de la conciencia.

Un relato que leí hace un tiempo explicaba que un dia estaba un maestro paseando por el campo, cuando vio acercarse por el camino a uno de sus alumnos. Cuando lo tuvo cerca se percato de que el pobre muchacho presentaba un estado muy lastimero. Le pregunto por este dolor que se apreciaba a simple vista muy preocupado. El muchacho, con una sonrisa lastimera, le explico que estaba intentando aumentar su sabiduría y extirpar su  ego usando piedras puntiagudas colocadas en el interior de sus zapatos. El maestro le miro con mucho amor… le hizo sentar en una piedra que había al lado del camino… le desabrocho los zapatos… tiro las piedras y le masajeo los pies.

Muchacho, le dijo, es cierto que por el sufrimiento podemos llegar a la sabiduría… pero no es necesario. El dolor busca que sea tal nuestro sufrimiento que nos trascendamos… para llegar a este estadio de trascendencia  la meditación, el ayudar sinceramente a los demás y el contemplar la naturaleza… en definitiva manifestar amor sincero… también nos llevan a trascendernos… y mucho más rápido.

Se nos dice y repite que Dios es Amor, que Dios es nuestro Padre… ¿como podemos pensar que este Dios amoroso quiere que nos auto flagelemos? Ser humilde significa no ser prepotente, reconocer nuestras limitaciones y reconocer las de los demás. Significa reconocer que no somos los mas sabios y perfectos, ni individual ni colectivamente, de la creación. Es cuestión de tomar conciencia de quienes somos y de donde estamos… y hacia donde vamos.

Grandes mentes manifiestan frases como “solo se que no se nada” o “daría todo lo que tengo por saber la mitad de lo que ignoro” por ejemplo. Esto es la humildad. Nadie ni nada es superior a nadie o nada en la creación. Todos somos manifestaciones de una única energía a la que algunos llamamos Dios. Nunca lo creado a podido tomar total conocimiento de su creador. Seamos humildes, estamos avanzando en conocimiento…seamos conscientes de ello o no y tardemos lo que tardemos…demos tiempo al tiempo.
Toda la creación es un devenir de una forma a otra, de un estadio a otro. Nada es fijo. Vivir cada estadio puede ser una gran aventura o un suplicio… todo depende de la actitud… del conocimiento… de la humildad con que lo enfrentemos.