Asociación Antahkarana

En algunas carreras de galgos colocan un conejo metálico delante de los galgos para azuzarles a correr. 
¿Nos han colocado a nosotros un conejo metálico para azuzarnos a consumir?
Veamos…. el común de las personas ¿qué entiende por felicidad? ¿Qué es lo que persiguen con ansia? Amor, dinero y salud.
¿Hay que perseguir el amor? El amor no tiene dueño, se siente o no se siente. Perseguirlo es un esfuerzo inútil… en el que gastamos muchas fuerzas y dinero. 
¿Hay que perseguir el dinero? En nuestra sociedad, basada en él, un mínimo para los gastos básicos es necesario… todo lo que supere este mínimo nos esclaviza. Dejamos de disfrutar la vida para dedicarnos a perseguir más y más dinero.
¿Hay que perseguir la salud? es bueno estar sano… pero muchas veces lo que hacemos es perder la salud en pos de amor y dinero… y para recuperarla tenemos que conseguir más dinero.
Algunas mentes pensantes…que no se guiaban precisamente por el bien común sino por el propio, idearon el sistema de conseguir sus fines a costa del esfuerzo de la mayoría de las personas. 
Y lo compramos… vaya si lo compramos. 
A lo largo del tiempo han cambiado el color del conejo pero el fin es el mismo.
Crearon necesidades absurdas inculcandonos que sin ellas no somos nadie. Para enriquecerse han usado los instintos humanos de lujuria, pereza, gula, ira, envidia, avaricia y soberbia. En esta alocada carrera destruimos a otras personas, a los animales y al planeta. Creamos un circulo vicioso de dolor… del que nos lamentamos si somos de los que vamos rezagado. 
Nos han hecho adictos y nos mantienen bajo mínimos para poder manipularnos a su antojo. El amor nos motiva… se han encargado de inculcarnos que sin su definición de amor somos unos fracasados… para ello hemos de comprarnos abalorios, cultivar el cuerpo estándar y luchar por conseguir destacar. Como ni mucho menos todos lo conseguimos de ahí viene la perdida de auto estima. Con baja auto estima la felicidad sencillamente es imposible, intentamos apaciguar nuestro malestar con más consumismo …y además perdemos la salud. Ellos han ganado. 
Con nuestro esfuerzo se enriquecen. Hemos olvidado que son ellos los que nos necesitan a nosotros para sus fines…y que nosotros podemos vivir planteándonos la vida de otra manera. 
El Amor es el único motivo…. pero ese Amor no nos esclaviza, ese Amor nos hace libres y poderosos. No hay que perseguirlo…porque lo llevamos dentro…solo hay que manifestarlo… y no se necesita de nada externo para poder hacerlo. 
El dinero es una moneda de intercambio de esfuerzos…. no se trata de acumularlo, se trata de compartir esfuerzos para el bien común. 
La salud se consigue con un cuerpo y mente sanos… la tecnologia nos ayuda a superar disfunciones … no nos dediquemos a enfermarnos con actitudes nocivas. Mantenerse sano significa cuidar la maquina que es nuestro cuerpo no inyectándole productos nocivos y dándole el necesario reposo. Así podemos usarla para nuestros fines a pleno rendimiento. La mente organiza las funciones corporales… y sirve de puente entre nuestro espíritu y el mundo físico.
La vida vale la pena… es más, vale mucho mas la pena… si dejamos de perseguir y nos dedicamos a disfrutar de “esos bienes intangibles” que no tienen precio. 
Un alto ejecutivo pasaba unos días de descanso en una remota y paradisíaca isla donde habían instalado un lujoso complejo.
Paseando por sus playas de ensueño se fijo en que un pescador lanzaba su bote al agua y pescaba…. 
Al poco rato volvió el pescador con el fruto de su trabajo y el ejecutivo se acerco curioso para comprobar lo que había pescado.
El fruto de su trabajo eran unos dos kilos de pescado que le mostró orgulloso.
El ejecutivo se quedo un momento pensando y le dijo “al infeliz” pescador
-¿Por que has vuelto tan pronto de la pesca si te era tan propicia?
el pescador se lo quedo mirando un poco extrañado y le contesto
-Es todo lo que necesito para dar de comer a mi familia hoy
El ejecutivo se admiro de la ignorancia de aquel hombre y decidió darle unos sabios consejos
-Buen hombre, si pescas más tiempo podrás vender tus pescados a otros y aumentar tus ganancias. Con más ganancias lograras mejorar tu nivel de vida.
El pescador le dijo que con lo que tenia estaba contento.
El ejecutivo no salia de su asombro de tamaña  tontería, como podía ese pobre hombre ser feliz careciendo de todo lujo.
El pescador le dijo al alto ejecutivo….- mire Sr, si me dedico a pescar más tiempo para aumentar mis ganancias no podre disfrutar de mi familia. No podre platicar con mis vecinos. No podre pasear por este hermoso lugar. No podre sentarme bajo la sombra de una palmera y pensar en todas las maravillas que me rodean.
 Llegaría un día en que seria inmensamente rico pero no habría visto crecer a mis hijos… que para crecer necesitan a sus padres cerca. Me habría distanciado de las personas que me aman en pos de acumular riquezas y me habría perdido sus alegrías y tristezas. Mi vida transcurriría encerrado en algún lugar sin sentir la brisa del aire ni ver la belleza de la naturaleza. Me enfermaría  y tendría que gastar lo que ganase en recuperar la salud. No sabría si los que me dicen que me aman lo harían porque lo sentían o por lo que podrían lograr a mi lado. Yo soy muy feliz con lo que tengo y no tengo ninguna necesidad de cambiar mi forma de vida.
El ejecutivo tenia los ojos anegados de lagrimas después de escuchar de “ese infeliz” unas palabras tan llenas de sabiduría… y de comprobar que de los dos el rico era el pescador… el libre era el pescador… y el que era inmensamente feliz era el pescador. 
El ejecutivo posesia mucho dinero…. que le había arrebatado la felicidad, la familia, la salud y la libertad.
El pescador no se dejo tentar por el conejo que le pusieron delante y que encego al alto ejecutivo.
Cada vez que vamos a comprar algo preguntemonos si realmente necesitamos lo que vamos a comprar… o es una necesidad que nos han creado. 
Descubriremos que podemos dejar de consumir mucho de lo que creíamos imprescindible. Ahorraremos en dinero y en el trabajo para conseguirlo, nos sentiremos más felices y tendremos mucho más tiempo para descansar, dedicar tiempo a los nuestros y disfrutar de la vida.