Asociación Antahkarana

Ahora que se han puesto de moda los selfie me he dado cuenta de que muchas personas acaban confundiendo la captura de un momento en una determinada perspectiva en “su realidad”

Antes eran importantes las imágenes para venderse de manera profesional…. ahora con Internet nos vendemos desde la intimidad.
Intentamos colocar en nuestros perfiles sociales solo la mejor imagen que tenemos… aunque sepamos que para conseguir mantenerla estamos hipotecandonos…o mejor esclavizandonos.
La luz es importante… resaltamos…o ocultamos directamente las partes de nuestro físico que creemos menos agraciadas. Colocar en el perfil una imagen nuestra de años anteriores… muchos años anteriores… tampoco nos parece nada raro. Todo por la imagen.
Creo que esto de entrada dice de nosotros que somos personas con poca auto estima y con muy poco respeto por la verdad.
Si “esa imagen” es la que queremos “vender” como real…nos condenamos a no conocer de manera directa a quienes nos creen de una determinada manera….o a ser una decepción.

Claro que ha todos nos gusta vernos hermosos… pero de eso a negarnos a nosotros mismos hay un gran trecho. Muchos viven esclavos de la moda…de los estereotipos… y de que se es mucho más joven de lo que en realidad se es.

Las personas que se aceptan a si mismas sin complejos tienen un encanto especial ¡son autenticas!
No es el envoltorio el que da calidad al producto… el envoltorio sirve para vender un producto a personas que no lo conocen… ¿Estamos vendiéndonos a desconocidos?¿Qué es lo que queremos obtener a cambio?¿Porqué nos avergonzamos de nosotros mismos?
No voy a contestar a estos interrogantes, esto ha de hacerlo cada uno…porque todos tenemos nuestras respuestas.
Creo que detrás de todas las razones que nos podamos dar subyace el poco amor que nos tenemos y que buscamos que nos den otros. Nadie puede darnos nada que no tengamos ya…. no se trata de comprar un jarrón… se trata de manifestar amor.
Aprender a amarnos… aceptarnos con todo nuestro bagaje… es el único camino. Absurdo es querer que los demás nos vean como no somos y así nos amen. Hoy nadie se fía de nadie…porque se ha generalizado el selfie.
En cada uno de nosotros hay un alma que siente…por mas o menos afortunada que sea en su físico según los cánones…en cada uno de nosotros hay un alma que tiene sus valores… interesen o no a las personas a las que quiera agradar.

Liberarse de la esclavitud es aceptar que físicamente tenemos una constitución… y que esa constitución no nos hace mejores o peores personas.
Liberarse de la esclavitud es aceptar que el tiempo pasa… y que intentar retrasarlo lo único que hace es esclavizarnos.
Liberarse de la esclavitud es aceptar que tenemos virtudes y defectos…. como todos. Y que lo más practico y lo que nos hace mas fuertes  es aceptarnos.
Si se nos ama tal como somos ¡bien! y sino… ¡bien también! Es a nosotros mismos a quienes tenemos que amar… es a nosotros mismos a quien tenemos que aceptar… y si nos dejan por no ser lo que otros quieren… están en su derecho de escoger lo que mejor les convenga.

Si he de escoger entre un riquísimo plato de langostinos o de langostas… no estoy proclamando que un plato es inferior al otro… solo estoy proclamado que me apetece hoy uno y no el otro.
Dejemos de colocarnos en un escaparate para ser adquiridos…. yo no me vendo…. porque ya intente venderme antes y he aprendido que si me compran… acabo saliendo corriendo porque me siento utilizada y yo misma me he degradao. No soy una mercancía inalterable…. SOY UN MARAVILLOSO Y CAMBIANTE SER HUMANO.

Aprende Reiki desde la comodidad de tu casa

Sesión de Reiki a distancia gratuita