Asociación Antahkarana

La noche oscura del alma, la asociamos ha personas muy espirituales. No tiene porque ser así…. momentos en los que nos sentimos perdidos… los tenemos todos.
Algunos dudaran de su fe…. otros de los valores que creemos conlleva ser humano… otros “solo” se sentirán perdidos sin motivo… o porque su vida, planificada con esmero, se derrumba, y ya no tiene significado…o por cualquier motivo que los demás podemos considerar banalidades.
La luz apagada… la oscuridad… es un síntoma de que algo, en lo mas profundo, no va bien.
No es la causa.
Con los adelantos que tenemos hoy… creemos que una pastilla y  ¡milagro!  la luz vuelve a nuestro espíritu…pero no.
Todo ocurre por un motivo… y las pastillas, aunque en momentos puntuales ayudan, no son la solución.
Las terapias de los psicólogos… o de personas que nos prestan atención y nos escuchan pueden ayudarnos mucho… pueden ayudarnos a comprender el porque nos sentimos así… y quizás vislumbrar nuestra vida desde una nueva perspectiva… que eramos incapaces de ver.

De este estadio solo puede salir uno mismo… es aquello de que se te puede guiar hasta el portal… pero tu y solo tu tienes el poder y el deber de cruzarlo.

Hay que encontrar el motivo… o quedaremos estancados… porque si alguien te coge en brazos y te pasa (por mas que lo intente, no lograra que ha partir de este nuevo lugar, te levantes y continúes tu vida con ilusión y esperanza) … como no has superado la crisis… descubres que eres dependiente de esta persona o pastilla… y que la luz no ha vuelto a tu vida.

“La noche mas oscura es siempre justo antes del alba”

La noche oscura precede al amanecer.
Hay veces…las mas… que cuando estamos espiritualmente preparados para aumentar nuestro nivel vibracional… pero mentalmente nos resistimos… nuestro espíritu busca la manera de que reaccionemos.
Dicen los sabios que la vida primero te susurra… “no vas bien”.. luego te lo dice mas fuerte, si no hacemos caso…grita. Y si nada hace efecto te sacude… 🙂

No hay formulas milagrosas e instantáneas para dejar atrás esta etapa… pero cuando al fin alcanzas la luz… te das cuenta de que no podías llegar donde estas ahora sin haber cruzado estas tinieblas… y que la persona que eres ahora se ama y respeta mas que la que eras antes.
Y…amiga/o … podemos vivir varias noches oscuras del alma.

No hay sufrimientos gratuitos… sufrimos justo lo que necesitamos para lograr el cambio que necesitamos. Si el dolor parara un momento antes… no alcanzariamos el umbral. Y cuando logramos la comprensión…justo entonces el dolor desaparece y ya no puede hacernos daño.

Después de uno de estos episodios siempre me digo…
-Caramba, no era tan difícil, podías haberlo comprendido antes… y no veas lo que te habrías ahorrado.
Pero no… yo con mi nivel de conciencia de ese preciso momento era incapaz de hacerlo mas rápido… igual que todos.
Lo importante no es cuanto tardamos… lo importante ¡y maravilloso! es que no cuenta el tiempo empleado… sino el objetivo conseguido.