Asociación Antahkarana

Nos pasamos la vida intentando obviar la muerte, sabemos que vamos a morir pero de jóvenes es algo muy lejano. En la madurez cuando ya alguna persona cercana “cae” nos preocupamos… pero queda enseguida enterrado bajo la capa de todos los problemas que tenemos en esta etapa.Cuando algún ser querido muere nos derrumbamos, pero el tiempo pasa y el dolor se amortigua… llega la vejez, el cuerpo comienza ha dar signos evidentes del paso del tiempo… la muerte ya no es aquello lejano.
En este estadio es curioso observar que hay personas que se enfadan… y personas que están en paz con ellas mismas y la aceptan.

Llegar ha estar en paz con uno mismo es quizás el mayor trabajo de nuestra vida. Alcanzar la paz significa que hemos hecho balance de toda nuestra vida… de la que nadie escapa sin bastantes cosas que reprocharse… y nos hemos logrado perdonar. ¿Como puede uno perdonarse lo que cree imperdonable? no ya por los otros sino por uno mismo ¿como pude “fallar” a las personas que amaba o dañar a personas que no lo merecían?

Existe solo una manera, es muy dolorosa…. no es cosa de un dia.
Llega un dia que te aceptas tal como eres, con tus grandezas y miserias…. te dueles y mucho por las miserias…. y las asumes. Si puedes reparar o explicarte lo haces… y aceptas el resultado.
Pero lo más importante es que al aceptarte y asumir que no fuiste perfect@ dejas de luchar y llega la paz.

En el hoy comprendes lo que entonces ni vislumbrabas…. en el hoy los agravios ajenos los ves bajo un tinte de comprensión… al fin y al cabo te dices como voy a culpar a los demás por lo que yo también hice.
La indulgencia  hacia los demás y hacia ti mismo te llega por la comprensión. La vida enseña… y ya dice el refrán que más sabe el diablo por viejo que por diablo.

Pudiste hacerlo mucho mejor…. pero no sabias más. Dentro de tu ignorancia lo hiciste lo mejor que supiste.
Has aceptado tus culpas … y estas en paz.

Hay personas que por desgracia no lo logran. Esas personas o bien no logran perdonarse… o bien no logran perdonar y están llenos de rencor.Para ellos el final es amargo, nadie puede sacarlos de su infierno particular.

Creo firmemente  que no hay errores….. solo hay ignorancia.
Estamos aquí para aprender… a quien aprende no se le puede exigir que ya lo sepa todo.
Para los que creemos en “algo” este algo se resume en AMOR… y AMOR y castigo, dolor, culpa…no son incompatibles.
Ese AMOR nos recibe con brazos consoladores, llenos de una ternura infinita. Los que logran morir en paz comienzan en la Tierra a saborear el cielo… nada más 🙂
                                   Todos vamos a morir…. ojala logremos morir en paz