Asociación Antahkarana

Materia es todo aquello que tiene localización espacial, posee una cierta cantidad de energía y está sujeta a cambios en el tiempo.
La ley de la conservación de la energía afirma que la energía no puede crearse ni destruirse, sólo se puede cambiar de una forma a otra.

Dicho de otro modo… somos materia…por tanto energía. La energía ni se crea ni se destruye… ni hemos sido creados ni podemos ser destruidos…solo podemos cambiar de forma….y lo hacemos por más esfuerzos que pongamos en evitarlo…como mucho logramos retrasarlo. Empeñarse en evitarlo solo acarrea frustración,dolor…. es batalla perdida.
.
Nos hemos olvidado de lo que somos para fijarnos en lo que manifestamos. Aquí en lo que estamos es en permanecer en esta forma el mayor tiempo posible…. fruto de la ignorancia sin duda. Como no recordamos de donde venimos ni hacia donde vamos …nos aferramos a lo que conocemos. 

La vida, me refiero a lo que aquí denominamos vida, desde que nacemos hasta que morimos es un continuo devenir, a cada momento nos vamos transformando en lo que seremos y vamos dejando atrás lo que fuimos. Ni un instante se estanca en un lugar…¿es malo esto? ¿nos gustaría estancarnos en un solo momento concreto de nuestras vidas?¿se imagina a un niño empeñado en repetir cada año el mismo curso?…¿se imagina que ocurriría si nos estancáramos en nuestro conocimiento científico? adiós a los avances en medicina, alimentación, medio ambiente….etc.
 Afortunadamente la vida nos deja desearlo pero no conseguirlo..

Es “solo” el grado de conocimiento el que nos provoca temor a morir o sentir plenitud de vida. Cuando alcanzamos la plenitud hemos alcanzado el suficiente conocimiento. Ya no se trata de esforzarnos en prolongar nuestras vidas a toda costa sino de disfrutar de cada tramo de nuestra vida…y eso ni comienza con nuestro nacimiento ni termina con lo que llamamos muerte. 

¿Como alcanzar el suficiente grado de conocimiento?
Antes creía en la ley del esfuerzo…ahora no. No es cuestión de esfuerzo…. todo lo que hacemos a lo largo de toda nuestra vida es manifestar nuestro grado de conocimiento…no hay que hacer nada, ocurre sin ningún esfuerzo.
El dilema de si fue primero el huevo o la gallina me va como anillo al dedo.
Una vez alcanzado el grado de comprensión de que cuidar nuestra alimentación y practicar ejercicio es bueno para nuestro estado general ¿es la fuerza de la voluntad la que marca la diferencia entre los que logran cuidarse y los que no?…o será que una vez alcanzado un determinado nivel de conocimiento…su manifestación es el cuidar nuestra alimentación y practicar ejercicio? Yo me inclino por lo segundo. No me esfuerzo….mas bien no puedo evitar manifestar lo que soy en un determinado momento. 
No hay un salto de grado a grado….es un continuo. No hay un salto entre la infancia a la juventud…es un continuo. 

Somos como un remero en su barca…. mientras avanza solo puede ver el pasado….lo que ya ha alcanzado. No es que nos esforcemos…es que tomamos conciencia de lo que ya hemos logrado.

Tememos lo que no conocemos…. todo acaba en el conocimiento.
Era un país muy prospero y por tanto codiciado por sus vecinos.
De cuando en cuando alguno de ellos intentaba conquistarlo, pero siempre eran vencidos, por el monarca del reino que tenia fama de ser muy cruel y despiadado..
Los prisioneros eran obligados por el rey a elegir entre ser traspasados por una flecha o cruzar una puerta.Todos escogían morir atravesados por la flecha…. a saber que se horror se escondía detrás de la puerta.
Uno de los consejeros del monarca, después de contemplar una y otra vez como nunca manifestaba piedad por ninguno de ellos,  le pregunto del porque de su crueldad si él era un hombre afable  y magnánimo con su pueblo. El monarca, que era un hombre muy sabio…a pesar de lo que sus acciones con sus enemigos aparentaban…decidió dar satisfacción a la pregunta del consejero.
Le ordeno que traspasara la puerta. 
Quedo horrorizado el consejero y pidió clemencia …aunque fuera por los buenos servicios prestados en sus años de consejero. El Rey no tuvo piedad.
Obligado por los soldados, muerto de miedo, traspaso la puerta….y sorprendido….se encontró que al otro lado estaba la salida del palacio. 
Nos aferramos a lo conocido porque creemos que lo que no conocemos es peor.

  Lo que llamamos morir….en el ciclo eterno de la vida es solo cambiar de estado.
.
La terapia que llamamos Reiki nos enseña a transmitir energía desde la fuente universal a nosotros mismos, a otras personas, animales, vegetales y situaciones. Reiki se explica tanto desde la física cuántica como desde la filosofía. Todos estamos capacitados para aprender esta técnica, que es muy sencilla.