Asociación Antahkarana

A medida que vamos despertando nos vamos desprendiendo con mucha más facilidad de las cosas. Comprobamos que cuantas más posesiones… más trabajo en mantenerlas. Ahora valoramos nuestras posesiones desde otros parámetros… valoramos más nuestro tiempo “libre” y dejamos atrás muchas cosas que nos lo acortan. La sencillez es la norma…porque hemos descubierto que en la sencillez esta lo practico y lo bello.

Tener no implica Ser…y ahora que nos hemos descubierto, ya no podemos dejar de Ser en detrimento de la “esclavitud” de poseer o cuidar de lo que no nos parece ya necesario… y cada vez nos parecen necesarias menos cosas materiales. 

No se necesita sufrir para vivir rodeados de sencillez… al contrario, cuando logramos vivir en la sencillez descubrimos que cuando sufríamos era antes. ¿Quien no se ha colocado alguna vez unos zapatos incomodisimos porque tenia que lucir?…y ahora con unos zapatos cómodos descubrimos que de hecho aparte del dolor que nos evitamos todo nuestro cuerpo lo agradece y resplandecemos mucho más que con aquella tortura auto impuesta.

¿Cuanto tiempo hemos dedicado a trabajar por comprar algo que queríamos…para satisfacer nuestro ego, en detrimento de nuestra salud, satisfacción y tiempo tanto nuestro como el que podíamos dedicar a quienes amamos? ¿Valía la pena?

Uno de los bienes más valiosos es tiempo…y para tener tiempo hay que crearlo. Cada vez que sientas la necesidad de comprar algo piensa  realmente que precio tiene. Cuanto tiempo y esfuerzo has tenido que emplear en conseguirlo, a cuanto has renunciado, como te sentirás a medio y largo plazo… una vez tomes conciencia del coste real de lo que quieres adquirir piensa si hay algún otro camino para alcanzar tu objetivo que te salga menos caro.

Lo sencillo suele ser mucho más eficiente, duradero, satisfactorio, bello  y barato.