Asociación Antahkarana

Siempre situamos el alma en el corazón. yo creo que no esta allí. yo creo que el corazón es el lugar por donde “entra” en nuestro cuerpo y mente.


El dia que fui a ver la película avatar, salí del cine maravillada…. ¡mi creencia en la gran pantalla! Mucho se habla en círculos esotéricos del Yo superior…. solo en una limitada mente humana  ese yo superior se ubica en nuestro interior…. siendo tan vasto el universo y sus múltiples planos.


Dados mi limitado conocimiento y mi por fuerza pobre visión de la realidad, me cuesta plasmar lo que siento. Un hombre bastante erudito en estos temas me comento que cuando “no hay palabras” para explicar lo que sentimos… es sencillamente porque estamos expresando conocimientos de otros planos ¿Si son conocimientos de otros planos, como podemos poseerlos estando en este?


Usamos como mucho alegorías…comparaciones de lo que conocemos con lo que a nuestro personal entender tiene alguna correlación de lo que intentamos explicar ¿Como explicar a un ciego el color anaranjado maravilloso y brillante de una naranja madura?¿Como explicar a alguien que nunca la a probado su sabor? Nuestro lenguaje es muy limitado. Podemos expresar lo que conocemos… y solo se nos puede entender en la medida en que lo que expresamos concuerda con lo experimentado por nuestro oyente.


Si esto nos ocurre con realidades de nuestro mundo…. ¿como expresar lo que lo trasciende?


En la era de la tecnologia, de la realidad virtual en la que ya estamos inmersos… nos es mucho más fácil imaginar un nuevo concepto de nuestro Yo superior. Todos hemos jugado a algún vídeo juego…. alguien diseño el juego… y nosotros lo utilizamos. 


En muchos juegos se nos permite elegir entre distintos personajes, tenemos distintas armas o acciones para ir pasando pantalla. Cada juego tiene una finalidad distinta… unos son de estrategia, otros de habilidad, otros de paciencia, los hay de conocimientos…

En el momento en que iniciamos la partida, nosotros, a través de nuestro personaje vivimos la aventura, es el personaje en su realidad virtual el que compite, el que ínter actúa… pero somos nosotros los que le dictamos todas y cada una de sus acciones. Es nuestra pericia y nuestro estado anímico el que consigue pasar… o no esa pantalla. 
No la pasamos… y tan tranquilos. Vuelta ha empezar con más conocimiento… con más sabiduría… de las dificultades y maneras de sortearlas  ¿Será lo que nosotros llamamos muerte solo un nuevo inicio de juego?  No se nos pasa por la cabeza que la muerte del personaje conlleve todo un drama….o sus múltiples heridas más o menos dolorosas… es por ello que quizás a nivel global el sufrimiento en si no importa mucho… el conocimiento si. Nosotros solo aprendemos o nos divertimos o frustramos. Nunca estamos en peligro…. solo jugamos.

Hoy hay juegos que son una maravilla de gráficos y sonidos…. he visto a jugadores perder la noción de si mismos y sumergirse en el personaje de turno. Se sienten  su avatar…y celebran sus victorias con gran alegría… al igual que se enfadan por sus derrotas.
En el pasado reciente esto nos ocurría con la película de turno… y tanto en el pasado como en el presente nos ocurre cuando un libro nos engancha. Perdemos la noción de nosotros mismos para vivir la aventura que se nos narra.


¿Porque no puede ser exactamente esto nuestra realidad? En momentos de plena ofuscación o entrega “somos” única y exclusivamente nuestro personaje, en momentos de más claridad o serenidad….sentimos que somos mucho más que nosotros mismos.


Seamos el virtual o el que lo dirige… sea la finalidad aprender o solo pasar el rato lo que nos motive…. es igual de cierto que nos expresamos y manifestamos como somos en cada decisión. 
¿El alma en el corazón? para mi no.

Te propongo un juego. Te aseguro que el librito en cuestión es una bomba emocional. Es un librito que a pesar de su crudeza te deja un muy buen sabor de espíritu. ¿Que tal si te lo regalo? ¿Qué tal si después de leerlo lo comentamos? Siempre se ha dicho que ven más muchos pares de ojos que un par sólo.
Mándame tu correo electrónico  antahkarana.cercleterapiesnatu@gmail.com    y yo te hago llegar mi tsunami particular. 
Además, con este juego, lograremos contactar personas anónimas que…vete a saber lo alejadas o cercanas que estamos geográficamente.
 Me ayudarás, si aceptas, a poder dar. Te estaré agradecida, pues no se puede disfrutar del placer de dar si no hay nadie dispuesto a recibir. Sea este momento el inició de una larga amistad o la continuación de nuestro contacto anónimo te deseo un feliz y provechoso día amig@